Un mes de competición en el Bolo Andaluz y la tranquilidad impera entre los deportistas.
Vie, 02 Oct 2020
El deporte autóctono ha conseguido establecerse como uno de los pocos deportes más seguros, fiables y recomendables para su práctica.

Pese a la situación sanitaria en la que vivimos en estos tiempos, el Bolo Andaluz destaca como un deporte modélico en el que las medidas de seguridad y protocolos se cumplen desde el inicio de la competición hasta su terminación. Para que ello sea posible, al esfuerzo organizativo de la Federación Andaluza de Bolos, tanto en lo material como en humano,  hay que añadir la responsabilidad y disciplina que han mostrado deportistas, árbitros y técnicos para desarrollar los torneos con “normalidad”.

 

 

Corren tiempos difíciles para las personas, mucha inseguridad y miedo a realizar actividades físicas en grupo, pero después de un mes de competición el deporte autóctono, una especialidad deportiva de “no contacto”, ha demostrado que puede considerarse segura. “En la puesta en marcha estábamos expectantes para ver si las medidas a aplicar, según los protocolos anti COVID-19 a los que la FAB está adscrita, podían ejecutarse sin problema, pero después de la primera prueba celebrada en Cazorla, toda la organización estaba muy tranquila; todos los participantes mostraron un comportamiento ejemplar, con gran responsabilidad y compromiso”, señala José Miguel Nieto, presidente de la entidad. Prueba de ello es que, aunque los deportistas pueden quitarse la mascarilla en el lanzamiento, más del 80% opta por tirar con ella puesta.

 

 

Un mes de competición y las medidas y  controles se llevan a cabo con la mayor naturalidad.Destacar el escalonamiento en la competición para evitar exceso de aforo, la desinfección del calzado, la toma de temperatura, formularios de localización permanente y geles hidroalcohólicos. Pero si hay una medida que destaca sobre las demás es la información. Toda persona que acuda a una bolera recibe una breve formación para que conozcan las normas y protocolos que ha de seguir.

 

 

Durante este primer tramo de competiciones, los deportistas en cada bolera visitada se han sentido tan seguros como en casa, por lo que, prueba tras prueba, la participación está aumentando. Representantes municipales han destacado en las redes sociales la modélica organización llevada a cabo por la FAB. Antonio José Rodríguez, alcalde de Cazorla, manifestaba:“un ambiente fantástico, al aire libre, en instalaciones amplias y con estrictas medidas de seguridad e higiene por parte de la asociación y la federación de bolos; es bonito verlos jugar”. Tras la última prueba, el concejal de deportes de Villacarrillo, Antonio Acosta, destacaba  “el comportamiento ejemplar tanto de los participantes, como de la organización, siguiendo en todo momento un estricto protocolo de seguridad”. El ayuntamiento de Beas de Segura también tildó de ejemplares las medidas de protección y seguridad. El alcalde de esta localidad, José Alberto Rodríguez, incluso se animó a echar una partida con los organizadores tras la entrega de medallas.

 

Un jugador veterano en acción. La mascarilla, una prenda “deportiva” más

Información proporcionada por:

Federación Andaluza de BolosFederación
Federación Andaluza de Bolos
297 lecturas