Un inoportuno virus hace que Iván Ortiz desista de su segundo intento del Sulayr en el kilómetro 77 de recorrido
Lun, 04 Nov 2013
El deportista ijienenense se quedó a ocho kilómetros de Trevélez

No ha podido ser. Cuando los imponderables de fuerza mayor te impiden conseguir el objetivo no hay nada qué hacer. O mucho. Porque en el caso de Iván Ortiz así ha sido. Cuando un virus te afecta justo el día más inesperado no hay cuerpo humano que lo supere. Y aunque él ha puesto todo su empeño, a 8 kilómetros de Trevélez ha tenido que detenerse, parar y decir "hasta aquí hemos llegado". Una inoportuna descomposición le ha impedido, en este segundo intento, completar el Sulayr. Desde primera hora no se sentía bien. Mareos, que luego se convertirían en pleno desafío en escalofríos –productos de la fiebre-, vómitos y diarréas, le han pasado factura. Pero él es grande, muy grande. Un ganador que no se deja vencer. Y así lo ha demostrado. Su lema es: "Caerse no es ningún fracaso, quedarse en el suelo sí". Y lo lleva a rajatabla. Seguro que habrá un tercer intento, que será el definitivo: recorrer los casi 300 kilómetros del Sulayr en menos de 50 horas.

Aún así, Iván se iba superando desde que a las ocho y dos minutos iniciara su reto desde El Dornajo. A pesar de todo ha ido al ritmo que se había marcado, adelantando más de una hora sus tiempos de paso según el rutómetro establecido. Con problemas estomacales, sí; pero sin un desaliento. Mirando al frente, hacia el cielo cuando el desnivel y las fuerzas lo permitían, o hacia abajo para afrontar con más fuerzas las rampas duras del inicio del recorrido.

A los 34 kilómetros, en la Rinconá de Nigüelas, había invertido 3 horas 52 minutos y 30 segundos, algo más de una hora de adelanto. A los 48, casi con el mismo tiempo de adelanto, se presentaba en Tello a las 14:15 horas; y por Capileira, con 68 kilómetros recorridos y un desnivel acumulado de 2.530 metros en 9 horas 8 minutos y 50 segundos, seguía restándole minutos al crono en 49 minutos. De ahí, camino de Trevélez, a poco menos de 8 kilómetros de cubrir esa etapa – habiendo recorrido ya 77 kilómetros-, no ha podido más. Y tras llamar al equipo de apoyo, ha sido recogido para regresar a Granada.

No ha podido ser en esta segunda ocasión. Pero Iván no es de los que se entrega. Ni mucho menos. Julio Perea Cañas, presidente de la FAM, en nombre de todos los federados y federadas y amantes de los deportes de montaña, desde Vigo, donde ha comparecido en las jornadas estatales de senderismo 'Deporte para toda la vida', y que ha seguido permanentemente el transcurrir del reto de Iván, manifiesta todo su "ánimo a Iván". "El Sulayr sigue ahí retándonos para que lo conozcamos y esperando que lo disfrutemos. Lo has intentado y habrá más oportunidades para conseguir el reto", afirma Perea, quien subraya que Iván Ortiz "tiene toda nuestra admiración y reconocimiento como el gran referente andaluz de Carreras por Montaña. Confiamos en que te recuperes pronto".

La FAM agradece el esfuerzo tanto de Iván, como de todo el equipo de apoyo formado por Guillermo Fajardo, Conchi Ortega, Inma López y José Enguix, más a todos los que le habéis dado ánimos desde las diferentes redes sociales de la Federación Andaluza de Montañismo.

Iván Ortis en su segundo intento del reto Salayr

Información proporcionada por:

Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de AndalucíaOrganismo oficial
Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía
1672 lecturas