Santo Tomé, Jaén, abre la temporada del bolo andaluz con nuevos horizontes
Vie, 01 Abr 2016
La bolera del Polideportivo Municipal de Santo Tomé acogerá este domingo los VIII Campeonatos de Andalucía de Bolo Andaluz en la modalidad de Parejas

Las magníficas instalaciones de la localidad de la Sierra de Cazorla han sido las elegidas, un año más, por el Comité Técnico del Bolo Andaluz para abrir un calendario oficial más completo que nunca. El firme y drenaje de las pistas garantizan que se pueda jugar incluso con lluvia, por lo que se intenta compatibilizar la práctica de los bolos serranos al aire libre con las posibles eventualidades meteorológicas de esta época del año.

 

Comienza una temporada donde el programa oficial para el deporte autóctono de Jaén viene con una oferta deportiva más que notable para un deporte minoritario, cuya principal actividad se restringe a las comarcas que conforman el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas.  Nuevos retos y nuevos escenarios para un año que se presenta apasionante para los practicantes del bolo andaluz.

 

Santo Tomé abre la puerta de un camino que, durante seis meses, tendrá diecinueve paradas en catorce localidades pertenecientes a tres provincias distintas. Para este mes de abril, esperamos lluvioso, hay programadas dos pruebas importantes. Por un lado, el mencionado octavo Campeonato de Andalucía de Parejas, y por otro la Copa de Andalucía, principal competición por equipos del calendario regional. Para la Copa de Andalucía se prepara un escenario inédito, y es que por primera vez se va a celebrar una prueba oficial de bolo andaluz en la provincia de Córdoba. Eso va a ser posible gracias a la existencia de un club de bolos serranos en el municipio de Palma del Río, en el límite con la provincia de Sevilla.

 

La existencia de un club a más de trescientos kilómetros de nuestras montañas denota la importancia social que tenía el juego a mediados del siglo pasado. Cuando se construyó el Embalse del Tranco, un pueblo, Bujaraiza, quedó sepultado en sus aguas. Muchos de sus habitantes fueron realojados en distintos pueblos de colonización a lo largo del Guadalquivir. Los que más camino tuvieron que recorrer acabaron en la pedanía palmeña de El Calonge. En el viaje, no olvidaron echar en las maletas las bolas y los mingos. Setenta años después siguen jugando, siguen sin renunciar a la cultura de la que proceden. El Club El Calonge cuenta con una veintena de deportistas con licencia federativa, todos nacidos en Córdoba y Sevilla y que hablan con el delicioso acento de Palma del Río, con influencias de Sevilla y Córdoba. No se dedican al cultivo del olivo, sino a la naranja. Sin embargo no han perdido su ADN serrano. Comen andrajos, ajoharina y gachasmigas y, por supuesto, juegan a los bolos como lo hacían sus abuelos.

Bolera de Santo Tomé

Galería de Imágenes

  • Cartel del campeonato

Información proporcionada por:

Federación Andaluza de BolosFederación
Federación Andaluza de Bolos
1003 lecturas