Quintana deja un puñado de arena de la playa de Carboneras en los campos históricos del rugby
Vie, 13 May 2016
Bodas de plata con el balon oval

Fue caer al suelo el chaval más grande y fuerte de su pandilla y estallar en la cabeza de Antonio Cayuela la vena rugbier. Acababa de hacer su primer placaje, y se dio cuenta de que el que había caído placado de verdad era él mismo ante el poderoso influjo del balón oval. Un cuarto de siglo de esfuerzo y dedicación, de estilo de vida está teniendo su recompensa no solo por jugar en División de Honor B, sino por sentir el orgullo de todo lo que ha crecido su club. El ‘pilar’ de URA, en el más amplio sentido, sigue mirando al frente. Domingo, día 6 de marzo, algo pasadas las dos y media de la tarde. A un bar de las inmediaciones del ‘Emilio Campra’ entra un hombre luciendo el chándal de Unión Rugby Almería. Todos los parroquianos del lugar se giran e inician una gran ovación al verlo. Era Quintana después de haber vencido a Olímpico de Pozuelo, siendo recibido entre aplausos y vítores. Una hora antes un millar de personas había animado desde la grada del estadio, y el ambiente rugbier se apoderó después de todo el barrio: “saludé a mucha gente que ni conocía”. Esto es deporte sin aditivos. Antonio Cayuela (Carboneras, 11 de noviembre de 1977), es de los ‘Quintana’ de toda la vida, el mote con el que se conoce a su familia en el ‘pueblecico’ y además su nombre deportivo durante toda su carrera. El otrora capitán del equipo aceptó el rol de liderazgo mental de un grupo muy joven: “me siento muy querido y respetado por ellos, chavales de mi club a los que he visto entrenar desde muy pequeños”. Una vez pasada su “mejor etapa física” –cuando era medio apertura- le corresponde otro puesto “de mucho sacrificio y en el que hay que hacer valer la veteranía”. Silencio, habla el pilar. En todo caso, está claro que “para jugar en División de Honor B hay que estar bien” y se tiene que hacer a la perfección la misión encomendada: “aquí cada uno tiene su papel, tenemos un pichichi que hace los puntos, y jugadores que pelean los balones para que otros anoten”.

Quintana deja un puñado de arena de la playa de Carboneras en los campos históricos del rugby

Información proporcionada por:

CD UNION RUGBY ALMERIAClub
CD UNION RUGBY ALMERIA
809 lecturas