Luciano Alonso muestra su preocupación por el continuo ataque del Estado al deporte base
Mar, 07 Oct 2014
Cerca de 200 dirigentes del sector deportivo muestran su malestar por las inspecciones laborales a clubes y entidades deportivas sin ánimo de lucro

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Luciano Alonso, se ha reunido ayer lunes en Sevilla con cerca de 200 representantes de federaciones, clubes y de entidades deportivas sin ánimo de lucro, que han mostrado su malestar por la decisión del Gobierno central de regularizar la relación laboral de los trabajadores de clubes y asociaciones deportivas mediante un contrato parcial.

 

Alonso ha señalado que “el Estado no hace otra cosa que atacar continuamente la labor diaria que realizan, en muchos casos desinteresadamente, los clubes y las entidades deportivas sin ánimo de lucro, que fomentan la actividad deportiva desde la base, y que han colaborado a que en Andalucía la tasa de práctica deportiva se sitúe actualmente en el 42,6% de la población”.

 

Esta medida, en la práctica, se traduce en la obligación de afiliación a la Seguridad Social y abonar las correspondientes cotizaciones, tanto por parte de los clubes deportivos de base como de sus deportistas, entrenadores, técnicos, masajistas, monitores, preparadores físicos, etc., no sólo en los casos en que la retribución sea igual o superior al salario mínimo interprofesional, sino también cuando exista una retribución, por exigua que sea y no alcance el salario mínimo.

 

“Es decir, un nuevo gasto para los clubes de base, no profesionales, en forma de cotizaciones laborales y sociales para las mermadas arcas de estas asociaciones sin ánimo de lucro, cuya mayoría sobrevive con las aportaciones de los padres de sus jóvenes deportistas y que realizan una encomiable e impagable labor social de interés general”, destacó igualmente el consejero.

 

Función social y de interés general

 

El deporte de base cumple una función social y de interés general de primer orden, ya que, entre otras cuestiones, favorece como ninguna otra actividad el desarrollo saludable e integral de la infancia y la juventud, inculcando valores positivos en la etapa de formación de la personalidad que perdurarán para siempre, como el trabajo en equipo, la solidaridad, la capacidad de sacrificio, de superación, el respeto a las normas y a los demás, etc.

 

Luciano Alonso destacó también que “esa función social es clave para entender la realidad y el grave error de considerar relación laboral sujeta al sistema de la Seguridad Social, lo que histórica y tradicionalmente es una simple relación de voluntariado basada en el altruismo y el amor al deporte. Es ese voluntariado que trabaja gratis, o en el mejor de los casos, percibe pequeñas cantidades para compensar los gastos, el que sostiene, permite y mantiene vivo al deporte de base, imprescindible para la existencia tanto de una juventud sana, como del deporte de élite o profesional”.

 

La regularización laboral de los clubes deportivos de base se une a otras medidas puestas en marcha por el Gobierno central en esta legislatura, y que también son perjudiciales para el deporte en general, y el andaluz en particular. La primera de ellas fue la subida del IVA del 8 al 21 por ciento, por el uso de las instalaciones deportivas. Y la segunda la imposición de la Licencia deportiva única, con el único objetivo de recentralizar el deporte y dotar de mayores recursos a las federaciones españolas, provocando en la práctica la desaparición de muchas federaciones andaluzas.

Luciano Alonso muestra su preocupación por el continuo ataque del Estado al deporte base

Información proporcionada por:

Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de AndalucíaOrganismo oficial
Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía
1960 lecturas